¡Tienes 40, no te portes como de 18! Por @MaJoRawwr

Cuantas veces no hemos visto en un antro al clásico tipo que se siente parido por los dioses pero está fajado hasta las costillas, con un drink en la mano volteando a ver a todas las chavas para ver cual va tener como presa (literal) porqué de la pasa acechándola hasta que la pobre termina saliéndose del lugar por que el “señor” nada más se le acercaba preguntándole su edad seguido de un “¿y yo de cuantos me veo?”

A este personaje lo puedes identificar por:
1. Nunca haber tenido una relación seria, pero eso sí, el asegura que tiene a todas las “viejas” (por qué para él son viejas, no mujeres) atrás de él pero obvio a todas las rechaza. “Es que ¿para qué quiero una novia? No necesito a alguien que me diga que hacer”.

2. Siempre termina hasta atrás en la fiesta (que nadie lo invitó) intenseando a medio mundo con el acento fresa más fingido de la vida “es que tu eres mi brother, o sea neta amigos como tu no hay dos” y el pobre chavo no tiene ni idea de quien es ese guey.

3. Siempre invita la peda y al terminar no paga ni un quinto, se agarra de su “borrachera” para hacerse y no dar nada. “Perdón, goey. Estaba súper mal, pero te juro que a la otra invito yo. Es más, nos vamos a un “teibol” y escoges a la que quieras, mi hermano”

4. Jura y perjura que tiene el trabajo más envidiado de todo México. “Es que mi jefe y yo nos llevamos de poca madre, nos hemos ido a chupar juntos ya hasta gano lo mismo que el, sólo que nadie lo puede saber, de hecho ya estoy viendo por que coche voy a cambiar mi Mercedes” (que es de su papá pero el lo presume como sí fuera suyo)

5. Su más oscuro secreto es que sigue viviendo con sus papás y aunque siempre ha dicho que detesta que le digan que hacer, eso no aplica con su mami por qué siempre y cuando le haga su “lunch” para el trabajo y le almidone su ropita el va a ponerse a sus pies. Y de papá ni se diga, siempre le pide el coche prestado para irse a farolear pero lo que nadie sabe es que la condición es que al otro día lo lave con todo y su encerada.

En fin, pueden convertirse en un verdadero “pain un the ass” y aunque ya nadie lo quiera y hasta dejen de invitarlo a las fiestas, es como una infección.
Lo que tiene que saber es que la fiesta está bien, tomar está bien, ligar está bien, lo que no está bien es como lo hace; para la edad que tiene ya no es bien visto que se ponga hasta el dedo y que termine diciendo groserías al por mayor y haciendo que los demás se sientan incómodos. Hay un momento en la vida que debemos detenernos un momento y voltear hacia atrás para ver sí lo que estamos haciendo es correcto y hacia donde nos está llevando esa forma de ser. Y…¡DETENERLA!

20140318-113621.jpg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s